Poemas

El 73, por Marcelo Gómez Bello

El cuerpo que habito

El cuerpo que habito áspero como la mentira, se mira frente al espejo tratando de atrapar la pasajera imagen, que sabe a ceguedad. Y busco en esa estatua el susurro infinito de la inocencia, para mutar en el frenesí del resplandor.   Cansado de hablar sin voz recito unos versos que imploran tristeza en la …

Poemas

Lágrimas rotas, por Jorge López

Para ella sin saber nada de ésto

Ultimas copas rayan el amanecer, el cansancio agota, miras al frente y ya no ves en la esquina del bar, ningún idiota. Lágrimas rotas que rodarán mejilla abajo hasta la sopa, adolescencia que bulló en un abrir y cerrar de piernas peligrosas; cicatrices que no besarán tu boca, y no hicieron más que hervir, en …

Poemas

El grito en el agua, por Leandro Anaguano

Transeúnte

Transeúnte excrecencia que acaricias los poros del rescoldo esa lágrima de árbol que resguarda la memoria pájara y gris indefinida una brisa que se apaga al mediodía porque todo es octubre raza que anochece estertor de arcilla estupor irrevocable ala y escombro sobre ruina. Cómo decir: quema la herradura, lastima los oídos la lengua del …

Poemas

La sonrisa, por Marcelo Gómez Bello

La sonrisa sobrevive

La sonrisa sobrevive En el eterno descanso, Muda y trémula Con el pesar de los amigos. Donde los demonios Cierran los ojos; A oscuras sigue Su espíritu… Preanuncia la luz En el reino del sueño Como esperando morar En una casa despoblada. Sonriendo llega, Nada le importa Y ahí queda Enquistada en el recuerdo

Jóvenes

Viajar, Julieta Mateo Lanoël (2015)

Esa sonrisa que invade tu cuerpo.

Viajar es como llegar a un mundo donde nadie puede ni hacer el intento de sacarte esa sonrisa que invade tu cuerpo. Viajar; así sea a sólo paso pero sentir esa sensación de poder salir de tu encierro interior y sacar esos malos y negativos sentimientos. Lo más lindo de viajar pasa días antes, cuando …

Jóvenes

Fantasmas ruidosos, Julieta Mateo Lanoël

(14 de abril de 2014) 11 AÑOS

Nunca olvidaré esas vacaciones. Como no había más lugar en el hotel, nos dieron la dirección de una casona donde alquilaban habitaciones para turistas. Cuando llegamos al lugar, estacioné mi auto y entramos a la casa donde se escucharon ruidos y crujidos. Las puertas de los muebles se abrían y cerraban solas; el televisor se …

Send this to a friend