Algo llamativo que ha tenido la recepción de la novela de Manuel Rivas es la importancia que se ha dado a aspectos como: la historia de amor entre Marisa Mallo y Daniel da Barca o las atrocidades de la guerra civil española; los cuales merecen innegablemente la cantidad de estudios que se han hecho sobre ellos, por mostrar de forma rica todos los aspectos de la sociedad de la época.
Pero lo que me lleva a realizar este trabajo es la notable inadvertencia de un aspecto que a mi parecer resulta fundamental para el entendimiento de la obra y es, el despliegue que se ha hecho de la teoría de la realidad inteligente desde una expresión artística.
La teoría usada por Rivas, la de  la realidad inteligente fue planteada por el Dr. gallego Roberto Novoa Santos, brillante médico de la preguerra y diputado por Coruña en 1931.
Quizás el contacto continuo con la vida y la muerte hizo que Novoa Santos buscara resolver la incógnita acerca de la unión del cuerpo y el alma. Otra preocupación a la que se abocó fue la pervivencia mas allá de la muerte, es por eso que desarrolló una teoría de tres realidades que Domingo García Sabell explica de la siguiente forma:

“… el gallego confiaba, inquieto y al tiempo esperanzado, en la existencia de tres realidades humanas. Una, la realidad inteligente: los contenidos de la conciencia, los engramas, que está íntimamente ligada al cuerpo, esto es, a la organización. Una segunda realidad, la extracorpórea, ya desasida, con la muerte del soporte orgánico. Ésta es como el testimonio actuante e impalpable de las gentes muertas. Es, en suma, la primera forma del más allá de la organización. Es lo que puede sobrevivir, lo que, ciertamente, sobrevive. Pero, en última instancia, cabe preguntar si por ventura existe una tercera realidad espiritual. Algo “con fuerza autóctona, genéticamente distinta de la inteligencia que se manifiesta en el mundo organizado”. Llegados a este punto, el meditador introduce un espacio de respeto. Para él, la empresa de ahondar en esa última realidad ya no incumbe a la biología, esto es, a la ciencia, sino a la metafísica. Y esa metafísica conduce directamente a Dios. A un Dios abstracto en el que Novoa Santos vagamente confiaba.”1

Buscando respuestas, Novoa santos escribió páginas profundas y sugerentes, que,  aunque cargadas de biologismo, poseen también una riqueza poética.
Así escribió Cuerpo y espíritu y El instinto de la muerte, obras que fueron juzgadas de incoherentes por los científicos de la época y que no gozaron la popularidad de sus Manual de Patología General y  Tratamiento de la diabetes mellitus.

Una realidad o tres realidades En la novela de Rivas, el pensamiento de Novoa Santos esta representado en el personaje de Daniel da Barca, joven médico liberal que es apresado durante la guerra civil española.
Pero la teoría de las tres realidades se esparce en la vida de todos los personajes e incluso de las cosas, animales, plantas, leyendas etc. Como un todo formado por infinidad de conexiones que resultan muchas veces veladas para quienes participan en ellas.

Es de esta forma como el personaje del Dr. da Barca la describe:

“la realidad inteligente, si señor. Todos soltamos un hilo, como los gusanos de seda.

Roemos y nos disputamos las hojas de morera pero ese hilo, si se entrecruza con otros, si se entrelaza, puede hacer un hermoso tapiz, una tela inolvidable.” (PG 14) 2

La idea que deja esta cita podría interpretarse como: los seres humanos nos preocupamos por lo más terrenal y no apreciamos la belleza “que nos rodea y de la que somos parte”.
En la novela nos solo está presente la realidad inteligente sino también las otras dos realidades propuestas por el médico gallego. Y toda  esta teoría científica va a ser explicada con la misma calidad poética de la cita anterior.
Ahora veamos como son representadas cada una de las realidades en la obra.

La primera realidad planteada por Novoa Santos, la realidad inteligente está compuesta por los engramas, los contenidos de la conciencia, que son las marcas que un ser deja en la mente de una  persona. Este podría ser un animal, una planta u otra persona, quien no siempre será conciente del engrama que provoca.
Es el caso de Marisa Mallo, quien ha marcado el rumbo del accionar de Herbal, aunque ella no lo conoce.

“los recuerdos son engramas. ¿Y eso que es? Son como cicatrices en la cabeza (…) hasta que apareció Marisa, la niña Marisa, y el dijo: si, hazme una cicatriz en la cabeza.”    (PG 174)

De hecho Herbal es un punto donde todos los hilos de seda convergen, o, por lo menos, los  más importantes.
Herbal es un personaje que no protagoniza ninguna historia sino que es un testigo de las historias de los presos, de la historia de amor y de la guerra civil. Sin embargo será un elemento fundamental para la demostración de la realidad inteligente, a manera del hilo que seguimos para desenmarañar un enredo.
Es así como su padre y su cuñado dejan engramas de la violencia y la ignorancia.
Su tío, el trampero, de la compasión.
Su tío, el carpintero, de la calidez y el trabajo.
Marisa, del ideal de mujer, el amor, la belleza.
El Dr. da barca, de la valentía y conocimiento.
Su hermana, de la cobardía y sumisión.
El hombre de hierro, el abuso de poder y la represión
Y el pintor, del arte, la expresión  de esta forma el personaje de Herbal será cambiante y contradictorio.

En cuanto a los personajes de el hombre de hierro y el pintor (voz en el lápiz) podríamos explicar; al primero desde el punto de vista psicológico ( lo cual no seria extraño hacia la realidad inteligente , ya que Novoa Santos fue uno de los primeros en insertar en su país las ideas de Freud ) y al segundo, auque se podría desde este punto de vista , también se puede desdela segunda realidad ; la extracorpórea

La explicación de lo “fantasmal”, muy arraigado en las creencias gallegas a través de la santa compaña se puede explicar científicamente según Novoa Santos con un concepto muy mencionado en la obra de Rivas, que es el ectoplasma:
“creo en la Santa Compaña porque la vi. (…) y allí estaban, ante mis ojos, una hilera de candiles. Allí estaban y, disculpadme la pedantería, las migajas ectoplasmadas de los difuntos”. (PG 32)

El ectomaplasma no es nada menos que una explicación del ser humano como un conjunto de células y el espacio entre ellas. Pero en este espacio se va a encontrar la respuesta y García Sabell lo explica de la siguiente forma:

“Las neuronas trabajan y de su trabajo surge la vida del espíritu, surge la conciencia comme une phosphorescence autónoma. Esa leve luminaria le bastaba al médico gallego. Esa fosforescencia, quizá encaminada a engrosar otras fosfore

scencias y engendrar una luz última y trascendente, quedó grabada, o mejor fuera decir insinuada, en las reflexiones dramáticas y angustiadas de Novoa Santos. Con ellas adquirió nuestro hombre su último sosiego, su postrera paz espiritual.”1

Con esta explicación científica de la existencia del alma encontramos en la obra una discusión entre da Barca y la madre Izarne que representará los enfrentamientos de la ciencia y la fe por dar respuestas:

“… yo creo en el alma, madre izarne.
¿Cree en el alma? Pues habla de ella como si fuese una secreción.
No exactamente. Podríamos aventurar que el sustrato material del alma son las enzimas celulares.

Usted es un monstruo, un monstruo que se tiene por simpático.” (PG 163)
Gran parte de esta discusión situada en el capitulo XVIII  de El lápiz del carpin

tero se encuentra en la obra de Novoa SantosPatografía de Santa Teresa y el Instinto de la Muerte, Madrid, 1932

La materia se extingue y en su intento por salir de si misma, lo hace como una fosforescencia para luego pasar a la eterna indiferencia. Es así como Rivas representa poéticamente esta idea:

“…hablaría de un copo de nieve. No hay dos iguales. Y se van desvaneciendo en su existencia, al brillo del sol, como si dijesen: ¡que aburrimiento, la inmortalidad¡ “ (pg164)

Herbal no es conciente de lo que la teoría de realidad inteligente implica pero de alguna forma tendrá reflexiones acerca del “más allá de la muerte”.Desde su ignorancia nos dará una explicación de lo extracorpóreo a través de una reflexión:

“… la verdad es que cuando te quedas mirando, el cielo se va poblando de mas y as estrellas. Dicen que hay algunos que las vemos pero que ya no existen. Que tarda tanto en llegar la luz que, cuando llega a ti, ya están apagadas. Manda carajo. Ver lo que ya no existe. A lo mejor todo es así.” (Pg 165)

Las dos realidades anteriores podrían abrir una puerta a la existencia de esta tercera realidad dentro de El lápiz del carpintero.

Esta realidad, la realidad espiritual, aunque no este comprobada en la vida real, ni siquiera por el mismo Novoa Santos, será la propuesta de esta obra  A través del caso de Herbal.
Una realidad “con fuerza autóctona, genéticamente distinta de la inteligencia que se manifiesta en el mundo organizado”, no podría ser mejor planteada que en esta obra.

Rivas construirá un mundo en el que cada ser esta vinculado con otro de una forma secreta y propondrá al arte como un instrumento con el cual develar estas conexiones.

¿Porque el arte? Porque es lo que nos diferencia del resto de otros seres. El ser humano esta representado en esta obra como un individuo capaz de las atrocidades mas grandes y de una ferocidad mayor que las bestias pero también, capaz de crear música, poesía, pintura, escultura y de apreciarlas. Toda esta belleza tiene que ser muestra de que hay algo mucho más complejo y separado de la inteligencia, que, solo nos sirve para satisfacer necesidades básicas como comer, abrigarnos, en fin sobrevivir.

Los hilos que nos unen

El lenguaje poético de Rivas es claro, y siempre parecerá un tanto ingenuo o también podríamos llamarle principiante pero la gran experiencia lírica de este escritor nos indica que nada de lo escrito está improvisado. Esta claridad no debe confundir al lector ya que debe estar atento a los innumerables detalles que van a mostrarnos el secreto de este “hermoso tapiz”, de esta teoría iniciada por Novoa Santos y que Rivas quiere concluir.

El hombre como parte de un todo que está íntimamente vinculado. El hombre esta conectado con la naturaleza y ésta con él es una idea presente en toda la obra. Por eso Gengis Khan tendrá “dedos como raíces de roble” o Marisa se sentirá observada por las plantas:

“y a medida que avanzaba hacia el paso, también se sintió escudriñada por los árboles de flor que orlaba el sendero de piedrecitas blancas como si los camelias se estuviesen dando codazos y las magnolias chinas bisbiseasen por lo bajo”. (Pg 115)

Otra conexión naturaleza-humano que encontramos en el libro es la del tío de Herbal, el carpintero Nan. Este es descrito de este modo:

“Para herbal era un ser extraño. En el pomar había un manzano cubierto de musgo blanco, el preferido de los mirlos. Así era (…) pero la vejez no había traspasado a Nan. Cayó sobre él, lo cubrió de canas y de una pelambre blanca que se le rizaba en el pecho y vestía los brazos, como viste el musgo las ramas del manzano.”(Pg 95)

El mirlo es un símbolo de amor, que aparece de distintas formas por ejemplo en el final de la vida de da Barca representa un encuentro tardío ya que queda en libertad luego de varios años:

“atardecía. En la huerta un mirlo se echo a volar cual pentagrama negro, como si de repente se hubiese acordado de una cita olvidada, al otro lado de la frontera.”(Pg 14, 15)

Esta imagen muy bien representa la historia de amor de Marisa Mallo y da Barca quienes pueden estar juntos en el ocaso de sus vidas.

No es casualidad que en la vida de Maria de Visitaçao  aparezca la siguiente imagen de un mirlo:

…florecían en la orilla como candelas en una ofrenda de ánimas, y esa visión le quitaba el frío. Eso y el canto de los mirlos, con su melancólico silbido de almas negras.

Las almas negras y la imagen anterior de las ánimas nos dan una idea de pena. Una pena que Maria de Visitaçáo siente por un amor que quizá nunca se concrete debido a su trabajo.
Volviendo al tío Nan, encontramos la comparación entre el y un manzano. Este árbol es el preferido por los mirlos. Al parecer este hombre fue afortunado en el amor, amante de las mujeres. Esto se demuestra luego cuando compara el aroma del abedul con el de la mujer: “a hembra bañada en el río” (pg 95)
Luego comprobaremos en un sueño de Herbal que los abedules crecen junto al río y así completamos una de tantas conexiones naturaleza-humano.

Parte de este todo en el que estamos incluidos son los objetos. Los dos más llamativos en la obra son: el lápiz y los acordeones.

El acordeón

El acordeón es un elemento que aparece en varias ocasiones desde la presentación del relato de las hermanas vida y muerte.
“… por la mañana, los acordeones yacían en los arenales, como cadáveres de instrumentos ahogados. Todos quedaron inservibles. Todos menos uno. Lo encontró un joven pescador en una gruta.”(pg35).

Una forma de expresar la idea de libertad subyace en estas palabras. Luego de los asesinatos y represiones sobrevive la idea de libertad en la juventud y es la vida quien se enamora de la libertad. Y no será casualidad (nuevamente) que la noche de bodas que pasaron Marisa Mallo y da Barca, viviendo una ilusión de libertad, haya sido “una noche de viento, de mucho acordeón en el mar” (pg 181)

El viaje del lápiz

Sus tres primeros dueños fueron carpinteros que lucharon por los derechos del trabajador: Antonio Vidal, Pepe Villaverde y Marcial Villamor. Luego éste último le regala el lápiz al pintor  quien es asesinado por Herbal. Él es quien va conservar el lápiz en la oreja durante la novela y escuchará la voz del pintor ayudándole en momentos difíciles a controlarse e incluso a hacer cosas que van contra su posición de guardia-cárcel.
El lápiz es pasado de mano en mano y, cada una, protagoniza una historia. Curiosamente la de Herbal seria una “no historia” en el sentido que Herbal es un personaje que observa las vidas de los demás personajes.
Finalmente Herbal regala el lápiz a Maria de Visitaçao, quien es parte de una juventud de posguerra, lo cual nos da una idea de esperanza.
¿Cómo es posible que un ser tan violento, que ha cometido crímenes, arruinando la vida de muchas personas pueda darnos un mensaje de esperanza? El lápiz es propio de un oficio que mezcla artesanía y arte, y esta apreciación de la belleza a través de los ojos del pintor le dará a Herbal la oportunidad de apreciar la vida,” ese hilo de seda” y el amor.

Rivas incluye una historia de la hermana vida y la hermana muerte, donde la hermana vida se enamora de un acordeonista y la abandona. Desde entonces la hermana muerte pregunta por la vida y el acordeonista “y a quien le pregunta, por no saber, se lo lleva por delante” (pg 35).
Al final de la novela la muerte se queda callada y no se lleva a Herbal. La muerte ya no pregunta. ¿Porqué? porque acaba de encontrar a su hermana. Es en el final de la obra donde Herbal comenzará su vida, por la cual no ha hecho mucho en su pasado.
La obra nos deja de este modo un mensaje de esperanza en la superación de situaciones adversas y la valoración de la vida, siempre de la mano del arte, por supuesto.

Concluyendo este trabajo, me gustaría finalizar con una reflexión que me ha dejado el ver la película de Antón Reixa del mismo nombre que la novela. Y es sobre la completa indiferencia del elemento mágico (la voz del pintor) y de la realidad inteligente: la novela esta limitada solo a la historia de amor y a la guerra civil, no posee profundidad y el final es completamente opuesto al de la novela por lo cual deja un mensaje también opuesto. ¿Cómo es posible que existan dos puntos de vista tan opuestos sobre un mismo libro? Creo que el autor ha logrado su objetivo.

Notas

1- García Sabell, Domingo. “Novoa Santos, o las dos fidelidades”. Diario “El País” (27/09/1983)

2- Esta y todas la citas fueron extraídas de El lápiz del carpintero. Manuel Rivas.  Suma de letras S.A. 2002

Bibliografía

-Fuertes Antonio. El agridulce laberinto de la muerte. Diario “El país”. (12/08/2008)
– García Sabell, Domingo. “Novoa Santos, o las dos fidelidades”. Diario “El País” (27/09/1983)
-Novoa Santos Roberto. Biografía. Wikipedia
-Rivas Manuel. El lápiz del carpintero. Suma de letras S.A.2002

IES Villa Quinteros, Tucumán, 2008.

Written by

Liter-aria. Revista de escritura

María del Pilar Moreno Martínez es profesora en Letras, egresada de la UNT. Comparte su actividad como escritora de relatos y poemas con la producción de ensayos. Publicó en diversas Antologías . LA RAMA DORADA , POEMAS Y MUROS COMO PUENTES y DE RESTOS Y DE RETOS son TRES de sus libros publicados hasta ahora. Además creó y administra desde 2009 esta revista literaria en internet, LITER-ARIA, www.liter-aria.com.ar, que difunde escritura de jóvenes y adultos de nuestra provincia y del exterior. Fue Coordinadora de Talleres de Expresión y comparte su tarea escrituraria con la dirección teatral. Creó y coordina el grupo de arte EL CANDIL.