El día, Leandro Anaguano

Diáfano
como alas de libélula esteparia
imperceptible,
inane,
compuesto de misterios
y laberintos minúsculos.
En el vano de las cosas inocuas,
también en los piélagos
y en el ápice,
en el tímido pábilo:
dilatorio y mortecino…
finalmente las prístinas sombras:
infinitas y sin memoria.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.