“ … Espacio de contradicción y encuentro. América Latina ofrece
un campo de batalla entre las culturas del miedo y las culturas de
la libertad entre las que nos niegan y las que nos nacen. Ese marco
común, ese espacio común, ese común campo de batalla, es histó-
rico. Proviene del pasado, se alimenta del presente y se proyecta
como necesidad y esperanza hacia los tiempos por venir…”

EDUARDO GALEANO en El descubrimiento de América que no fue

Este epígrafe de algún modo resume la dirección pretendida para este trabajo: la de intentar  trazar una mirada que produzca nuevas reflexiones  y construcciones acerca de cómo los textos literarios contribuyen a la invención y reinvención de la identidad y la singularidad del hombre latinoamericano en medio del “campo de batalla de las culturas” que presupone Eduardo Galeano.
Alejo Carpentier pertenece al grupo de escritores  que cuestiona y al mismo tiempo continúa aquellos  mundos subjetivos e imaginarios sociales que formaron a los intelectuales y pensadores latinoamericanos. Fue partícipe necesario de  las teorías reproductivistas de la dependencia y de las teorías de la independencia latinoamericana que concibe que el continente  crece a pesar de las presiones internacionales; de los grandes imperios culturales y económicos y de la opresión ejercida por éstos.
Por ello la nueva novela latinoamericana (desde mediados del siglo XX) propone la idea de  que América Latina a través de la ficción da consistencia y existencia a procesos que  coexisten interrelacionados: el mestizaje, el proyecto de la modernidad, la vanguardia y la ruptura de los roles del escritor, lector y narrador.  Aquellas pautas propuestas por la novela realista y naturalista en el siglo XIX a las que  Antonio Cándido las llama  “ concienciaamena del subdesarrollo” en las que reconoce tres sistemas culturales, etnias o formas de pensar: la cultura negra, la cultura blanca y la raíz indígena del continente y pueblo latinoamericanos.(1)
En estas tres culturas e imaginarios antes mencionados  conviven y persisten hasta nuestros días las culturas del miedo y la libertad refractadas en la literatura latinoamericana desde el enfoque de los intelectuales, escritores y artistas que procuran a través de su voz y su palabra, como sostiene Carpentier, “trasuntar los tejidos sociales y culturales y las entretelas y grandezas de lo real maravilloso” (2)
En consecuencia , como precursor de la llamada nueva novela latinoamericana, se inscribe en un nuevo imaginario que rescata al intelectual como cuestionador de la historia oficial (elitista), desmitificador de la tradición; constructor de redes simbólicas mediante la carnavalización, la parodia y el autocuestionamiento del ejercicio del poder desde la dictadura reinante en esos años en Cuba. Alejo Carpentier  explora desde un discurso hiperbólico y detallista,  el edificio arquitectónico de una historia latinoamericana donde convivieron y conviven las culturas marginadas y las conservadoras. Ambas legitimadas
desde la voz de este intelectual. Su labor a través de la escritura será la de rescatar los cambios del pensamiento que ocurrieron desde  la tradición de la elite (cultura legitimada) a las fronteras entre lo real y lo maravilloso.(3)

Así el narrador en los textos carpenterianos,  juega con la voz de los personajes en la construcción de diversos mundos internos, humanos, ambiguos y filosóficos acerca de cómo concebimos, pensamos, miramos y construimos una mirada posible sobre la cultura latinoamericana desde el mestizaje cultural y la alteridad. Estos serán  procesos relevantes para estudiar, comprender y polemizar acerca de la colonización y conquista de América y del Caribe.(4)
Su discurso sarcástico a menudo  oculta  y revela, al mismo tiempo, las paradojas del revolucionario frente a la tortura legalizada, la censura ideológica del pensamiento divergente y el planteo de una sociedad  a la vez idealista y humillada. Estas cuestiones que develamos como propuestas por el escritor cubano aportan a la formación de escritores de la generación del boom latinoamericano como, Juan Rulfo,  Gabriel García Márquez,  Mario Vargas Llosa y otros que  ampliaron esta indagación previa acerca de América mediante la internacionalización y difusión de la novela latinoamericana como refracción de la violencia y la búsqueda de posibilidades de cambio en la manera de abordar lo real y lo mítico en la cultura popular.(5)

Por otro lado, el  revisionismo y documentación exhaustiva de la historia  oficial y no oficial en relación con la revolución como un proceso de reelaboración de  las relaciones entre la mirada del europeo y del hombre latinoamericano excluido, olvidado y oprimido se explica por medio de los embates del caos político, el autoritarismo, los saqueos extranjeros y la omnipotencia y legitimación del status quo de la burguesía, la Iglesia, la escuela y los imperios culturales reinantes hasta hoy en nuestro continente.  Aparecen, así,  reconstruidas temáticas literarias decimonónicas como el exotismo del paisaje americano, el rescate de autores clásicos y la construcción de una mirada de América Latina como escenario de batallas sangrientas y contradictorias entre el poder hegemónico y el pueblo dominado. Pero Carpentier agrega elementos claves para entender en profundidad cómo se construyó, desarrolló y evolucionó la escritura latinoamericana entre continuidades y rupturas desde las vanguardias literarias como el surrealismo, la novela cervantina, la poesía barroca, la crónica americana y la carnavalización de lo popular y mágico americano. Estas lecturas previas influyen  en los planteos filosóficos y sociales de este intelectual cubano.(6)
A partir de las ambigüedades  en este tipo de  escritura,  el lector se hace cómplice para luego rearmar la arquitectura carpenteriana frente a una cuestión polémica y necesaria para debatir entre todos: ¿Cómo miramos y producimos culturas divergentes entre sí y al mismo tiempo buscamos rescatar lo popular, lo culto, lo mítico en un mundo globalizado que instaura la posible extinción de la batalla entre amos y esclavos?
Este eje cruza su obra literaria como cuando leemos:

“… Los acontecimientos traen transformaciones, simbiosis, trastrueques, movilizaciones de bloques humanos y de estratos sociales…” (7)

Palabras que abren una nueva ventana para cuestionar y elaborar como lectores nuestras
propias cosmovisiones acerca de la cultura de la cual formamos parte  en este continente. A partir de la lectura  podremos revalorizarnos como intelectuales capaces de autocuestionarnos y cuestionar lo presente hacia la planificación de  alternativas para redefinir nuestra identidad como latinoamericanos desde la memoria y la creatividad.

Por esto intentaremos realizar una lectura política e ideológica, además de literaria, de los textos carpenterianos  cuya  revisión nos permitirá develar cómo  este escritor construye su pensamiento y teoría acerca de la novela latinoamericana.
Desde este punto de vista  Carpentier proyecta y refracta los proyectos modernos y contemporáneos de América Latina como centro cultural e intelectual que trasciende la violencia y la acción de imperios culturales y económicos que mueven sus fichas de ajedrez para imponer un proyecto político y cultural.(8)
Así entonces su escritura ficcional combina la formulación y reformulación de aquellos planes posibles del siglo XIX ; contrasta la tradición hegemónica de aquel siglo y las nuevas propuestas de escritura de las vanguardias, concebidas como movimientos que comienzan a partir del siglo XX  y generan rupturas de las formas de escritura de cuño realistas y naturalistas que constituyen las  lecturas previas de la visión subjetiva de una literatura latinoamericana generadora de una voz  nueva.
En consecuencia, en  la producción literaria de este escritor cubano, notamos  una visión de la novela latinoamericana  cíclica y constantemente revisada y reelaborada como una posibilidad, desde la ficción literaria, de comprender y profundizar las raíces de las contradicciones en este continente donde los hombres y mujeres buscan desde la escritura producir nuevas maneras de enfocar y sostener utopías y contrautopías.(9)
Y sobre todo, nos abre el abanico de miradas subjetivas acerca del otro y los otros olvidados por nosotros como pueblo. Por ello la revolución quizás se presenta como posibilidad de sabiduría, humanidad, búsqueda de progreso y la toma de la palabra por el otro: el asesinado, excluido, censurado, exiliado durante los procesos políticos dictatoriales y burgueses en estas latitudes del continente.

2- ESTADO DEL ARTE

Al revisar el estado de la cuestión observamos que aparecen múltiples miradas hacia la obra de Alejo Carpentier.
Por un lado encontramos un grupo de críticos que enfocan la negritud desde la perspectiva de los estudios culturales como un leit motiv recurrente en su obra ya que este escritor rescata la cultura mágica y mítica del Caribe rica en mitos, leyendas y rituales.
El pensador plantea cómo un grupo marginado, olvidado y torturado por el disciplinamiento del poder del amo propone otra alternativa para vencer y conquistar su libertad: el vudú que trasciende lo real y lo opresivo y al respecto de esta postura crítica Susana Carralero Rodríguez en “El vudú en el Reino de Este Mundo” afirma que los conocimientos profundos acerca del vudú ( la religión del hombre caribeño) y sus ritos, creencias y costumbres propias del pueblo caribeño oprimido por el poder del blanco, se refractan en su visión subjetiva de América. Por esto, el vudú se desmitifica como arte maligno, al contrario, provoca la unión de los esclavos y  las permanentes revoluciones por buscar una vida mejor. (10)

Otros críticos como Esther Pazos Jiménez vinculan la negritud con la revisión histórica de Carpentier frente a lo real maravilloso y lo tradicionalmente americano debido a que los elementos fantásticos, míticos y humanos conciben a un grupo de personas que asume roles desde su condición de esclavo pero que busca su identidad a través de una conciencia social y una posible  reelaboración de la cultura negra como oportunidad de cambio, esperanza y formación de utopías y contrautopías. (11)
Por otro lado encontramos otras posturas críticas como la de Andrea Pagni en su análisis de “ Letras de las Antillas” , quien relaciona el vanguardismo escriturario carpenteriano , el primitivismo americano y la negrofilia caribeña como procesos que chocan y  se fusionan entre sí desde un enfoque europeo(12).
Así entonces, él enlaza el legado colonial de la esclavitud con los itinerarios y las transformaciones de un capital cultural latinoamericano híbrido y creativo desde la voz de los esclavos pero también resalta la negrofilia como un proceso identitario y facilitador de conciencia colectiva en los esclavos como un grupo social que tiene como meta la libertad de decidir y reconstruirse  como pueblo desde el vudú.
En cuanto a la perspectiva humana de la revolución caribeña,  Ana Serra señala que la revolución se constituye como eje temático que cruza su obra ya que se construye  una idea de la revolución como un proceso de simulacro de lo real maravilloso. Por ello, este pensamiento simulado e irónico desde la enunciación relaciona las esferas humanas y ambiguas de la misma revolución real e ideal. Así, como narrador Carpentier genera incertidumbre y  asocia  la historia política latinoamericana  y el rol social del pensador latinoamericano frente a su realidad cercana (el Caribe). Para él, la historia constituye un centro que cambia progresivamente como el caracol en El Siglo de las Luces.  Allí elabora a través de este símbolo antes mencionado la  metáfora de una historia cíclica, dinámica, sorprendente y contradictoria al mismo tiempo. (13)
Por otro lado Luisa Campuzano plantea que Carpentier parte desde una visión europea de América Latina mestiza pero aún conserva códigos clásicos como el mito de Sísifo, el mito de Ulises, el mito de Pandora, el mito de Prometeo y el mito de Electra a través de la mirada del personaje – actor social.
En consecuencia, para la mirada utilizada por esta investigadora, el escritor desacraliza estos mitos incorporando gente olvidada por la historia oficial como Mackandal, Henri Christophe o Víctor Hughes. A la vez, desmitifica al héroe grecolatino irónicamente y rescata así la naturaleza transcultural del héroe latinoamericano que se encuentra entre las fronteras de lo clásico y lo mestizo. Para esta investigadora, se reelabora en la escritura de Carpentier,  la faceta humana y no idealizada de Ulises, Sísifo, Pandora, Electra y Prometeo. Las virtudes de Ulises( ASTUCIA), Sísifo ( REBELDÍA Y LUCHA), Pandora ( CURIOSIDAD POR CONOCER), Electra ( ABNEGACIÓN, FIDELIDAD Y VENGANZA) y Prometeo ( AUDACIA Y CONQUISTA) se mezclan con las ambigüedades propias de estos personajes polémicos, cuestionados y olvidados desde la versión oficial. (14)

En el medio de estas dos visiones críticas, encontramos a Ambrosio Fornet, quien sostiene en su trabajo, que el escritor-pensador cubano  era consciente del vínculo entre la realidad latinoamericana  y  la ficción literaria latinoamericana.
Esta concepción de Latinoamérica desde la ficción reconstruye constantemente  un espacio americano sincrónico entre la revolución francesa en América Latina y sus mismas contradicciones en los intelectuales defensores y opositores desde los roles del amo y el esclavo. Asimismo en esta investigación, A. Fornet explica que  la elección de un hecho histórico como la primera revolución en Haití y el saqueo de Sans Souci se fundamenta en la búsqueda de rescate de la memoria en el pueblo latinoamericano.(15)
En el medio del enfoque mítico y el histórico hallamos otras líneas de lectura heterogéneas entre sí que muestran la riqueza crítica que la obra de Alejo Carpentier ha suscitado a lo largo del tiempo y hasta la actualidad como por ejemplo:
a)      el surrealismo en la obra carpenteriana
b)      lo simbólico latinoamericano en  sus obras
c)      la escritura neobarroca y su influencia en la teorización de la novela latinoamericana desde su obra
d)      la relación historia y literatura en los procesos de ficcionalización
e)      la intertextualidad entre los mitos y obras clásicas en su visión subjetiva latinoamericana
f)        la revolución y sus contradicciones en la esfera humana del hombre latinoamericano
g)      Lo real y lo ideal en el pensamiento carpenteriano desde el discurso ficticio
h)      la selección de epígrafes en sus obras y su relación con el
pensamiento filosófico carpenteriano acerca de la naturaleza del
hombre latinoamericano.

NOTAS

1- Sarduy, Severo:” El barroco  y el neobarroco” en América en su literatura, Editorial Siglo XXI, México, 1972
2- En Prólogo a El Reino de este Mundo, Andrés Bello, Chile, 1997
3- Coulthard, George Robert:” La pluralidad cultural” en América en su literatura, editorial Siglo XXI, México, 1972
4- Candido, Antonio:” Literatura y subdesarrollo” en América en su literatura, Siglo XXI, México, 1972
5- Carpentier, Alejo:” Problemática de la actual novela latinoamericana” en La NovelaHispanoamericana, editorial Cormoran, Chile, 1972
6-Beigel, Fernanda:” Vida, muerte y resurrección de las teorías de la dependencia” en Críticay teoría en el pensamiento social latinoamericano, FLACSO, 2006
7- En Prólogo a El Reino de este Mundo, Andrés Bello, Chile, 1997
8- Larrieu Cortes, Norman:” Idea de América en la narrativa de Alejo Carpentier” en La Novela Hispanoamericana:descubrimiento e invención de América, editorial Universitaria de Valparaíso, Chile, 1073
9-Tamayo Vargas, Augusto:” Interpretaciones de América Latina” en América en su literatura, Siglo XXI, México, 1972
10-Carralero Rodríguez, S. y Rojas Hidalgo, L: “El vodú en El Reino de este Mundo: para una relectura de la obra de Alejo Carpentier” en ESPÉCULO, Univ. Complutense de Madrid, 2008.
11-Pazos Jiménez, E.: “Historia y vudú: dos perspectivas vitales en El Reino de este Mundo”, en Revista Casa de las Américas, Cuba, vol.801, 1998.
12- Pagni, Andrea: “ Negrofilia y negritud en perspectiva cubana: Una lectura de “Letra de las Antillas”de Alejo Carpentier “Universidad de Rostock, 2008
13-Serra, Ana: “ La Revolución como simulacro en El Reino de este Mundo y El Siglo de las Luces de Alejo Carpentier” George Washingtong University, Nueva York, 1983
14-Campuzano, Luisa:” Las novelas de Carpentier y la realidad maravillosa” en Revista Iberoamericana, volumen 48, University Press Oxford, 1984

Margarita Lanoël, es profesora(Colegio Universitario Vocacional Concepción)  y licenciada  en Letras (Universidad Nacional de Tucumán-2007)

Written by

Liter-aria. Revista de escritura

María del Pilar Moreno Martínez es profesora en Letras, egresada de la UNT. Comparte su actividad como escritora de relatos y poemas con la producción de ensayos. Publicó en diversas Antologías . LA RAMA DORADA , POEMAS Y MUROS COMO PUENTES y DE RESTOS Y DE RETOS son TRES de sus libros publicados hasta ahora. Además creó y administra desde 2009 esta revista literaria en internet, LITER-ARIA, www.liter-aria.com.ar, que difunde escritura de jóvenes y adultos de nuestra provincia y del exterior. Fue Coordinadora de Talleres de Expresión y comparte su tarea escrituraria con la dirección teatral. Creó y coordina el grupo de arte EL CANDIL.