El enfoque psicológico o psicocrítico ha sido objeto de descalificación en algunas oportunidades por quitar de su mirada la apreciación del arte y la originalidad de una obra, para emprender un análisis que será acusado de limitar la mirada del texto literario a un estudio que podría hacerse a una persona real que se expone desde su no presencia como sujeto real y  por eso es factible realizar el mentado análisis a través de su producción literaria.

El enfoque psicocrítico orienta la búsqueda y desciframiento de la personalidad del poeta

El enfoque psicocrítico orienta la búsqueda y desciframiento de la personalidad del poeta  o escritor y su forma original de asimilación de la realidad que se encuentra expresada a través del lenguaje. Así es que no limita su búsqueda a Edipos no superados o fetiches ocultos.

La literatura entonces es tomada como una posibilidad de nuevas concepciones del mundo que el psicoanálisis intenta (y repito intenta) descifrar.

Si bien el análisis psicocrítico basa su estudio en caracteres obsesivos, es decir, que se repiten en toda la producción literaria de determinado autor, para luego compararlo con su vida, este trabajo intenta explicar aspectos relevantes de la obra a través del abordaje a partir de variables de las teorías freudianas en la apreciación de  los personajes de  La mano del amo en particular, y eludir este último procedimiento de recurrir a la biografía, ya que su objetivo será proveer a una información sobre la rica y compleja construcción que Tomás Eloy Martínez ha hecho de sus personajes.

La mano del amo es una novela que podría admitirse como novela psicológica y un análisis de este tipo será adecuado o por lo menos enriquecedor en cuanto al conocimiento de los personajes, sus comportamientos y las interrelaciones que se establecen.

 

La novela consta de catorce capítulos en los que  se narra la historia de Carmona y la traumática relación con su madre; entendiendo trauma, como una impresión emocional que deja una huella subconsciente duradera.

Esta huella marcará a Carmona cuando éste descubre a lo largo de su crianza que su madre no lo quiere.

 

Interpretación del sueño de Carmona

 

Para Freud el objeto del sueño es la satisfacción, a través de la fantasía, de los apremios de los instintos considerados inaceptables por la sociedad. Son tanto la realización de un deseo, como también la representación de los temores. Y el análisis de estos consiste en la interpretación del sueño manifiesto para llegar al sueño latente, que es el que condensa el verdadero significado.

Un punto a aclarar acerca del análisis es que, si bien Freud da significados a algunos elementos que suelen aparecer en el sueño, es el soñador quien otorga significación al símbolo a través de su vivencia.

En el primer capítulo titulado Primero, sueño, se narra un sueño recurrente de Carmona. La interpretación de los sueños se aplica en los sueños que , por supuesto, son recordados , ya que tenemos sueños que luego olvidamos, y especialmente los sueños recurrentes es decir los que tenemos mas de una vez o se repiten.

Nos  damos cuenta que el capítulo primero se trata de un sueño recurrente porque el narrador usa expresiones como:“Cada noche, Carmona quería entrar en las montañas…”

 

“…siempre demasiado tarde, ya la manada había desaparecido. En ese punto del sueño solía despertarse…”

La  efectividad de este análisis se comprobará a lo largo de la lectura de la novela donde se narran vivencias de la infancia de Carmona y se logra comprender el sueño con el que la obra comienza.

 

“Madre aguardaba en la orilla, como siempre,…”

En este fragmento habla de la orilla de un río, el cual es símbolo de la vida y de la muerte. En el caso de Madre, ella esta sentada a la orilla, esto muestra la actitud pasiva ante la vida observando el  transcurso y no participando de ella. De hecho en la obra se puede observar que Madre vive a través de su hijo, Carmona.

Cuando dice “aguardaba” y “como siempre”  podemos asumir que la espera representa una constante presencia que Carmona siente aún estando su madre muerta.

“…protegiéndose del verano con el parasol…”.

Parasol, paraguas, bastones, etc., representan el miembro masculino y el poder. Más adelante se describe a madre al lado de padre y se puede observar que en la relación matrimonial no es el hombre quien tiene poder sino la mujer.

 

“Abotonado el cuello de la blusa pese a los ardores de la tarde”

La tendencia a cubrir el cuerpo exageradamente habla de una represión sexual. El calor representa el deseo sexual, es por eso que anteriormente madre se protege del calor con el parasol cuando esta su marido al lado.

A lo largo de la obra Carmona recordará que su madre no quería tener relaciones con su padre. Ella usa su poder a través de la manipulación para “protegerse” de los deseos sexuales  de su marido.

 

“¿Por qué no matás a Carmona de una vez, padre, que estás esperando? y vos uncido a sus faldas suplicabas:” no me peguen, madre, no me maten”  la actitud de Carmona se convierte en la de un niño, ya que es un conflicto no superado desde la niñez y es común en los sueños el retroceso. El temor de todo niño al ver enojados a sus padres es que no lo quieran, en el caso de Carmona, al tener la certidumbre de que su madre no lo quiere y que su padre esta bajo sus ordenes, el temor es de que quieran matarlo.

Cuando dice primero no me peguen antes de no me maten es porque asocia a la muerte con el daño físico. Suplica en las faldas de la madre se convertirá en una suplica de piedad pero también de afecto.

Cuando dice primero no me peguen antes de no me maten es porque asocia a la muerte con el daño físico

“A la zaga del sueño venia el río, perdiéndose en el confín de las montañas amarillas. Cada noche Carmona quería entrar en las montañas, pero Madre no lo dejaba acercarse.”

Las montañas son símbolo de la hombría y la independencia, a las cuales Carmona no puede llegar debido a las represiones que su madre ejerse sobre él.

Como el viaje que Carmona realiza a la capital y que se ve truncado por la simulada enfermedad de la madre. Un viaje que prometía el éxito, la independencia, e incluso el amor. Su madre usa la culpa como forma de manipulación sobre su hijo.

“Los gatos se abandonaban a la voluntad del río (…) hacia la caverna que sólo ellos podían alcanzar”.

La caverna es símbolo de la madre, el útero. Sólo los gatos pueden disfrutar del amor de Madre, ya que son los únicos por los que ella muestra afecto.

 

A lo largo de la obra descubrimos que Carmona posee una lucha interna que le ha provocado la falta de afecto materno.

Madre y Padre no tienen nombre, solo son nombrados por los papeles atribuidos al ser los progenitores del protagonista, solo son padre y madre debido a una condición biológica y no a una relación afectiva. Para Freud, las relaciones de los niños y las niñas son cruciales para su desarrollo sexual y psicológico.

Desde  un narrador en tercera persona que luego descubriremos que es el mismo Carmona y que saca a trasluz una falta de identidad.

La lucha de Carmona es una lucha por su identidad, ya que su madre no prestaba atención a su persona sino al desarrollo de su voz, la cual llega a ser prodigiosa, y cuyo éxito su madre llega a adjudicarse.

Llega a pensar que “convirtiéndose” en otra persona lograría ganar su cariño, pero viendo que su madre no sentía afecto por ningún ser humano, falla en su intento. Es así como se puede explicar el cambio de narrador por parte del mismo personaje, quien aparentemente tiene una doble personalidad: uno socialmente aceptable y el otro que muestra odio a su madre y pérdida de la realidad. De todas formas el personaje no llega a admitir una integridad, ya que se considera una no persona.

 

Un recuerdo de su infancia nos muestra que de niño imitaba a los gatos en su comportamiento viendo que estos lograban demostraciones de afecto de su madre. Estos comportamientos “gatunos” vuelven después de muerta su madre, incluyendo perdida de la realidad y alucinaciones.

Al principio se muestra agresivo con los gatos, quizás por un resentimiento contra ellos por usurpación del el afecto materno. La violencia se traduce en un deseo de sometimiento, en el caso de Carmona, contra su madre por no haberlo amado.

Luego comienza a sentir culpa de haberlos agredidos, culpa que ha implantado su madre a todo aquel que dañe sus gatos, y trata de curarlos.

La búsqueda de una identidad continúa y se convierte en una búsqueda por ser “lo que sea” que su madre ame. Al descubrir que su madre solo se amaba a ella misma, usa su ropa y maquillaje.  El protagonista está abandonado a los dictámenes de sus deseos, sin noción de la realidad, ya que también escucha que los gatos le hablan. Al sentirse solo “siendo su madre”, ya que no es capaz de ser narcisista como ella, implora el amor de los gatos y comienza a servirlos y consentirlos en todo hasta dejar de lado la vida propia.

Es por eso que en el capitulo final donde describe lo que hay después de la muerte, Carmona no supera el conflicto y termina siendo una mascota de su madre.

Si bien en un comienzo el protagonista muestra deseos de superación e independencia, el poder de manipulación que su madre tiene sobre él es más fuerte.

 

En esta obra, el río cobra un doble valor de vida y muerte, ya que es descrito como un río   redondo, símbolo del infinito, y que constatamos al final de la obra cuando Carmona muere y vuelve al lugar del sueño, donde comenzó todo “…cuando estaba por llegar a la boca de la caverna, en el punto final del horizonte, Madre lo agarró de los pelos y lo arrastró a la orilla…”.

El curso del río nos da la pauta de que aunque madre no le impidiera cumplir sus deseos, el río lo devolvería a su lado, donde se quedará eternamente.

 

Bibliografía

 

Mauron, Charles y otros: Tres enfoques de la literatura. Centro editor de América latina . Bs. As.1971.

Martínez, Tomás Eloy .La mano del amo. Editorial Alfaguara 2003

Freud, Sigmund: Introducción al psicoanálisis. Alianza Editorial, Madrid, 1975.

 

María de los Ángeles Gómez. I.E.S. Villa Quinteros.2010

 

Written by

Liter-aria. Revista de escritura

María del Pilar Moreno Martínez es profesora en Letras, egresada de la UNT. Comparte su actividad como escritora de relatos y poemas con la producción de ensayos. Publicó en diversas Antologías . LA RAMA DORADA , POEMAS Y MUROS COMO PUENTES y DE RESTOS Y DE RETOS son TRES de sus libros publicados hasta ahora. Además creó y administra desde 2009 esta revista literaria en internet, LITER-ARIA, www.liter-aria.com.ar, que difunde escritura de jóvenes y adultos de nuestra provincia y del exterior. Fue Coordinadora de Talleres de Expresión y comparte su tarea escrituraria con la dirección teatral. Creó y coordina el grupo de arte EL CANDIL.