El Beso de la Mujer Araña de Manuel Puig, un pastiche kitsch que confronta al canon literario y a la concepción inmanentista del método formal.

 

Introducción

A poco de comenzar a transitar este nuevo milenio, somos testigos de ostensibles cambios en la creación artística literaria y por ende en las teorías críticas que toman como objeto de estudio a la literatura, dándole sustento.

El presente trabajo tiene como finalidad, una aproximación a la más vanguardista de las obras del escritor argentino Manuel Puig, desde las perspectivas de los corpus críticos de Harold Bloom, B. Eichembaum, Pierre Bordieu y Stanley Fish.

 

El discurso de Puig, confrontando al canon literario

En un contexto concebido en términos excluyentes, que da lugar a una bien definida estratificación de la cultura en zona “altas” y “bajas”, ocurre cada vez con mas frecuencia que el espacio literario considerado como estético, admita rasgos o procedimientos propios de la “cultura de masas”. Esta última, que es para muchos sinónimo irreductible de pseudo-cultura y hasta de kisch[1], comienza a ganar importancia, como fuente de genuina praxis literaria en la contemporaneidad. La premisa básica de la primera parte de este trabajo, consistirá en analizar en El beso de la mujer araña, el carácter de la apropiación que el texto literario, reconocido como estéticamente valido hace de los elementos propios de“la cultura de masas”

Al analizar la obra en tal dirección, se tratara de demostrar la apropiación creativa que esta hace de elementos considerados subalternos por su posición en el canon estético de la modernidad.

El canon -dice Harold Bloom- es una palabra religiosa en su origen, que en el plano literario, se ha convertido en una elección entre textos que compiten para sobrevivir; ya se interprete esa elección como realizada por grupos sociales dominantes, instituciones educativas, tradiciones críticas etc.

Se interpreta entonces, que el canon literario determina la mortalidad o la inmortalidad de las obras literarias; donde solo se han convertido en canónicas aquellas que han sobrevivido a una inmensa lucha en las relaciones sociales.

Por otro lado, Pierre Bordieu, al referirse al canon literario, aclara que este opera en función de las necesidades de los sectores de poder, y que sirve para imponer algo mas que una ideología clasista y moral; es mas que nada, un modo de interpretación histórico-cultural.

El canon es mas que nada, un modo de interpretación histórico-cultural

En particular la narrativa y el estilo literario de Manuel Puig, es atrevidamente vanguardista, y teniendo en cuenta que el canon literario actual transmite un tipo de verdad ya fabricada, delimitando los conceptos de “hombre” y “mujer”, el discurso de Puig se opone a estas voces hegemónicas, ofreciendo verdades opuestas, alternativas y diferentes. Estos planteos que interrogan y cuestionan esa verdad absoluta, hacen de esta obra, una herramienta confrontativa que se contrapone al canon vigente. La novela en su esencia, presenta la problemática de la homosexualidad, en un medio dominado por la omnipotencia machista, intención que se refuerza por el empleo de procedimientos propio del discurso de las “culturas de masas”. La intervención en la novela de elementos de esta pseudo-cultura[2] (y por lo tanto considerados como triviales por el canon literario actual), no tan solo no invalidan la legitimidad estética de la obra, sino que al ser asumida creativamente, mas bien enriquecen y complejizan el texto.

El valor estético de una obra literaria _ retomando conceptos de Harold Blum _emana de la lucha entre textos, en el lector, en el lenguaje, en el aula, en las discusiones dentro de una sociedad. El valor estético surge de la memoria y también del dolor, del dolor a renunciar a placeres más cómodos, a favor de otros más difíciles. Queda entonces la certeza de que la estética es simplemente otra angustia conquistada, por ende las grandes obras literarias son angustias conquistadas.

De ser esto así, el interrogante seria ¿en el futuro, las mas vanguardista de las obras de Manuel Puig, lograra desasirse de los prejuicios morales y clasistas de la ideología dominante y ser considerada una obra canónica?

El beso de la mujer araña y su evidente resistencia al análisis formalista

La escuela formalista, según B. Eichembaum_concibe que el objeto de estudio de la ciencia literaria debe ser estudiar las particularidades especificas de esos objetos literarios, que los distinguen o diferencian de toda otra materia; es decir los formalistas consideran que toda obra literaria debe verse y entenderse a si misma, sin ningún tipo de connotaciones, ni relaciones con otras obras, con la historia o cualquier otra obra contextual o exterior a la obra en si. Por lo tanto, a cada texto, a cada enunciado, hay que contemplarlo como un conjunto de elementos ordenados sintácticamente y nada más.

El objeto de la ciencia literaria , considera Jackobson_ no es la literatura, sino su “literaturidad”, es decir lo que hace de una obra dada, una obra literaria.

El objeto de la ciencia literaria es la literaturaidad

En El beso de la mujer araña, la función determina la forma, todo el texto esta expresado en lenguaje cinematográfico, operando en lenguaje narrativo, es decir el guión cinematográfico determina el estilo narrativo de la obra.

Para entender plenamente el texto de Puig, es imposible hacerlo desde  una óptica inmanentista, no se puede leer el texto por el texto mismo, ya que el contexto opera como un ente funcional dentro de la obra, ya que la introducción del lenguaje del cine, además de imprimirle un dinamismo que hace mas fluida la lectura, es la vía  a través de la cual se presentan y evidencian los principales rasgos de espacio de “la cultura de masas” , que es la aparente intención final del texto de Puig.

En otras palabras, todo el contexto que rodea la obra (y no tenido en cuenta por el método formal), no es casual, sino determinante en el texto, ya que se puede inferir en el, una intencionalidad cargada de sentido a través de recursos como la parodia, la ironía, el reciclaje, la recreación de forma o géneros “malos”, “bajos”, integrados, fundidos en un proceso estético _ ecléctico, configurando el “pastiche[3] kitsch”.

En la obra, la forma aparece subordinada a la función del texto; donde todo el contexto opera como un importante mecanismo tanto a nivel del enunciado como de la enunciación, con provechosas implicaciones semánticas o composicionales. La asunción de elementos triviales dentro de la obra, es aprovechada eficazmente por el autor, pues la singular presentación de este discurso marginado cumple distintas funciones en el texto, que hace trascender sus posibilidades aparentes. El carácter de la apropiación que hace Puig de estos elementos de la pseudo-cultura, es imposible de definir de forma única, ya que varía según la óptica de lectura.

Una de las características esenciales de la obra de Puig, es su carácter de “texto híbrido[4]”,en cuanto en la obra se da una pervivencia de lo ficcional con lo científico. En el plano ficcional esta la novela propiamente dicha, con su grado de ficción, sostenido por un narrador, y por otro lado, la presencia del ensayo, basado en un conocimiento previo, que se reconoce como objetivo, de base científica, cuya idea principal es la homosexualidad entendida como genero. Estos dos textos son solidarios entre si.

Partiendo de esta forma, la novela, escapa a un análisis formalista; la teoría formalista, no es aplicable, en cuanto esta, no va a encontrar respuesta al cuestionamiento sobre quien es subsidiario de quien en la obra: ¿el ensayo de la novela?; ¿la novela del ensayo?

En síntesis, desde el punto de vista del método de la teoría formalista, el vanguardista texto de Puig, es una exquisita “hibridación”, si cabe el termino, ya que no tiene forma pura, por ende el objeto de estudio, presenta una contradicción insalvable, autoexcluyéndose de un posible análisis inmanentista del método formal.

El beso de la mujer araña, una plural sinfonía de voces y discursos…

Stanley Fish, en su corpus teórico “interpreting the variorum”, afirma que los rasgos formales, no existen independientemente de la experiencia del lector. El mencionado crítico se refiere puntualmente en sus reflexiones a las comunidades interpretativas; resaltando los diálogos que se establecen entre las diferentes voces y discursos presentes en toda obra literaria. En el caso puntual de El beso de la mujer araña esta premisa se cumple indudablemente, en cuanto el texto ya que se encuentra dotado de una gran riqueza, evidenciado no solo a través de los enunciados explícitos, sino también por su alto grado de sugerencia. Estos, como tantos otros aspectos de la obra, apuntan hacia un desempeño activo del lector, poniendo en juego toda su experiencia previa. El punto de anclaje con el lector se da a través de aspectos tales como la identificación con el sometido, la validez del sacrificio por causas justas, la posibilidad de cambio en el individuo hacia un hombre más integral, la denuncia de la arbitrariedad propia de las políticas totalitarias, la solidaridad en situaciones límites. El intercambio propiciado por el dialogo, señalan hacia una dimensión humanista en la obra de Manuel Puig.

 

Conclusión

El atrevido estilo narrativo de Manuel Puig, transgresor y ecléctico, fusionado en un molde extremadamente vanguardista, configuran El beso de la mujer araña, como una obra altamente representativa de la praxis literaria contemporánea, particularmente las del ámbito latinoamericano, donde la voz del discurso de masas, se hace sentir con tal fuerza y espontaneidad que no ha necesitado para su adecuado desarrollo de apelar a complejas elaboraciones teóricas, sino que mas bien fluye naturalmente para promover una concepción mas amplia de la literatura, el arte y la cultura en general.

 

[1] Kitsh: dicho de un objeto artístico pretencioso, pasado de moda y considerado bizarro, absurdo y estéticamente desagradable.

[2] Tipos y estereotipos de la cultura popular: romances baratos, radioteatros, teleteatros, canciones populares y sobre todo las llamadas películas del cine de consumo y de los géneros “bajos”. Es clara la influencia también de las novelas “del corazón”, melodramas triviales y escándalos publicados por la prensa sensacionalista.

[3] Pastiche: imitación o plagio, que consiste en tomar determinados elementos característicos de la obra de un artista y combinarlos, de forma que den la impresión de ser una creación independiente.

[4] Híbrido: se dice de todo lo que es producto de elementos de distinta naturaleza. (Diccionario de la R.A.E.)

 

Eduardo Luna, Profesor en Lengua y Literatura, Estudiante de la Licenciatura en Letras

Facultad de Humanidades de la UNSE, Universidad Nacional de Santiago del Estero – Argentina. thepretorian_79@hotmail.com

 

Written by

Liter-aria. Revista de escritura

María del Pilar Moreno Martínez es profesora en Letras, egresada de la UNT. Comparte su actividad como escritora de relatos y poemas con la producción de ensayos. Publicó en diversas Antologías . LA RAMA DORADA , POEMAS Y MUROS COMO PUENTES y DE RESTOS Y DE RETOS son TRES de sus libros publicados hasta ahora. Además creó y administra desde 2009 esta revista literaria en internet, LITER-ARIA, www.liter-aria.com.ar, que difunde escritura de jóvenes y adultos de nuestra provincia y del exterior. Fue Coordinadora de Talleres de Expresión y comparte su tarea escrituraria con la dirección teatral. Creó y coordina el grupo de arte EL CANDIL.