La angustia de no ser en La Metamorfosis, de Franz Kafka (2009)

Podíamos considerar a  La metamorfosis kafkiana como un emergente del propio individualismo exacerbado de una sociedad consagrada al industrialismo y a la lucha de clases. El contexto de posguerra involucra a un ser humano marginado por el mal, la inseguridad y la inquietud que serán los compañeros inseparables en su vida cotidiana. Lo situacional trasciende lo volitivo para jugar un juego dialógico entre la desesperanza y el no ser del individuo suprimido por su entorno, alienado y desvirtuado a formas grotescas de percepción interna.

La aparición de lo anómalo en una realidad quizás más anómala aún y el estado de alienación de un ser volcado al nihilismo, hacen de la literatura kafkiana el prefacio del surrealismo; corriente literaria donde los dictados del inconsciente y los estados de alteración son una constante. Asimismo, pauta y está también pautado por el existencialismo que organiza la existencia humana como inútil y frustrante.

Etimológicamente, la palabra existencia proviene de la palabra latina ‘existere’, que quiere decir aparecer. Es interesante ver los matices que dicha etimología sugiere. Baste señalar que el verbo latino “sisto”, en su sentido intransitivo, viene a significar estar, permanecer, sostenerse… Ex-sistir transmite la idea de algo que “siste” es decir que tiene ’’ser’’ como algo que está fuera del mundo y sale (ex) de allí para existir, es decir, manifestarse en el mundo. (1)

El ser tiene que ver entonces con los valores inmutables de la esencia, lo real lo incognoscible plena de absoluta felicidad eterna, a diferencia de la existencia que es ese paso del ser humano por el mundo terrenal donde es presa de sus propias ataduras psicológicas como de  la conducta gregaria impuesta por un orden social.

El ser tiene que ver entonces con los valores inmutables de la esencia

Podemos decir por lo tanto que ser es mejor que existir, y que la existencia conlleva en sí la angustiante tarea de enfrentarnos a nuestras propias falencias humanas lo que incuestionablemente genera situaciones de angustia

Esta obra de Kafka nos revela un puente hacia la vida interior del personaje principal. Existe un espacio de incertidumbre que va desde el mundo real hacia lo onírico o suprarreal haciendo una transmutación. Una transmutación en la que un ser humano se transforma en un insecto. Todo un viaje al interior de los interiores; un viaje a su propio imaginario social desde su concepción del mundo.  Franz Kafka expresa

“El sueño revela una realidad que es mucho más fuerte que la imaginación. Ésto es lo terrible de la vida, lo trágico del arte” (2)

El sueño, esa manifestación de secretos hilos que conecta las imágenes del inconsciente no es una actividad que pueda ser dominada por el hombre a diferencia de la imaginación que puede ser invocada conscientemente; ésta es la secreta relación que cuestiona LA METAMORFOSIS de Kafka.

  El sueño, esa manifestación de secretos hilos

Aunque es más evidente la transformación de Gregor, todos los personajes sufren esa metamorfosis como producto de ese cambio,  más que una metamorfosis es una  exteriorización de su propia psicología .Se sacan la máscara que les imprime el rol familiar para develar lo más bajo de su naturaleza humana .

Sin duda que la temática existencialista no está ajena en el relato ¿ porque vivimos? ¿ para que lo hacemos? ¿ en que se sustentan nuestros reales intereses? y sobre todo temáticas tan importantes como la angustia y el miedo.

 

“¿Por qué había sido condenado Gregor a trabajar en una empresa en la que el más mínimo error era inmediatamente origen de la mayor sospecha?” (2 )

“… comprobó angustiado que yendo marcha atrás no era capaz de mantener la dirección , así que observando atemorizado a su padre de reojo comenzó a darse la vuelta…”  (3 )

 

Estos temas recurrentes, como la angustia y el miedo constituyen las directrices del existencialismo. El miedo que plantea kafka es un miedo al rechazo, a la alienación a no cumplir con los patrones sociales y familiares y sin  duda la ironía es el resorte estilístico que lleva a describir con humor estas situaciones de angustia .

Kierkegaard interpretó el temor como “la forma que tenía Dios de pedir a cada individuo un compromiso para adoptar un tipo de vida personal válido.

(4)

Este compromiso no se ve reflejado en la actitud de Gregor quien aparece como víctima de una situación que supera cualquier intento de reacción.

Por otro lado define a la angustia como” la confrontación del individuo con la nada y con la imposibilidad de encontrar una justificación última para la elección que la persona tiene que hacer.” ( 5 )

Una situación tan absurda como la transformación de un hombre en un insecto nos permite llevar a un límite inimaginable desde lo real  ese estado de angustia. Lo metafórico de esa transformación revela no solamente un estado de consciencia individual sino también una problemática social: el hombre hormiga, el hombre abeja con una estructura social y laboral que lo reduce volitivamente, que lo margina haciendo de él un ser cuya” esencia precede a su existencia” ( 6  ) .

Esa metamorfosis refleja el cambio de un humano que de ser una simple pieza de trabajo ve irrumpir en su vida una situación totalmente irreal , onírica o metafísica que le permite ver claramente que aquellos por quienes se había sacrificado ven en él a un ser inservible y hasta se avergüenzan de su presencia por dejar de ser aquello que el mandato social y familiar demandaban de él como sostén del hogar.

Es notable la mecanicidad de la vida que llevaba Gregor un hombre puntual y correcto  que no manifiesta ningún anhelo personal. Pero el elemento fantástico quiebra esa mecanicidad poniéndonos de cara frente al absurdo: lo real e irreal se mimetizan y compenetran para dar lugar a un relato que trasciende en su diégesis la superficialidad de una vida estructurada en torno a normas rígidas , para permitirnos el descenso hacia los inframundos del no ser.

Cada paso, cada acto, cada situación están llevados a una tensión de gran intensidad por la minuciosidad con la que son narradas. El detallismo pictográfico de Klee correspondería a la minuciocidad descriptiva de Kafka    (esta analogía es apuntada por Benjamín y acentuada por Adorno) la intensidad y suspenso están acentuadas por las marcas temporales :

“Eran las seis y media y las manecillas seguían avanzando tranquilamente, ya había pasado incluso la media , casi eran ya menos cuarto”( 7  )

“ Ya son las siete” ,se dijo cuando miró de nuevo el despertador, “ya son las siete y todavía sigue la niebla”. ( 8  )

Esta reiteración del mismo horario paraliza el tiempo en un eterno instante para darle suspenso e intensidad.

Por otra parte,  los personajes periféricos carecen de toda profundidad y se congelan en su función espectadora.  Sin embargo hay dos personajes fuertes que podrían sintetizarse en uno por su relación de poder, el padre y el jefe:

 

“Era un esclavo del jefe , sin dignidad ni consideración”. ( 9  )

“ El padre no le daba cuartel y gritaba como un salvaje”. ( 10  )

Ambos personajes acentúan la nadidad de la vida de Gregor , casi lo hacen desaparecer bajo la vara de su poder.

La enfermedad , como disparadora de situaciones angustiosas y miedo , juega un rol importante ya que es esa enfermedad la que lo lleva a verse como un insecto por su imposibilidad de continuar trabajando para sostener económicamente a su familia.

Esa manzana que su padre le arroja con la intención de quitarle la vida es el símbolo del desprecio de su familia y de esa sociedad individualista donde un hombre que no sirve para producir tampoco es útil ni en la sociedad ni en su familia y menos aún si esta enfermedad es contagiosa lo que supone vivir marginado de todo y de todos . Esa manzana en la espalda puede ser entendida como una sintomatología de esa enfermedad  – la tuberculosis – Él mismo forma una simbiosis con esa manzana, el fruto prohibido, marginado, lo que no debe ser.

La manzana, en el caso Adán y Eva, es el sexo y les sirve para ganarse el exilio del Edén, pero al mismo tiempo para perder la inocencia y conocer los misterios del árbol del bien y del mal . En el caso de Gregor la manzana representa los dolores que produce un tumor ubicado en la espalda (tuberculosis) y que ocasiona su expulsión de la vida social que le abre los ojos ante una realidad circundante que hasta entonces parecía si no perfecta, plena de una perfecta mecanicidad. Gregor esta obligado a  moverse dentro de una habitación herméticamente cerrada al mundo exterior, en la oscuridad. Él no sabe quien lo ha puesto allí, y si alguna vez podrá salir a la luz. Por eso se agita y llama. Pero nadie le contesta . Los personajes se mueven en una atmósfera absurda, increíble y sin embargo, extraordinariamente real en su manifestación interna como develadora de un período de angustia y frustración.

Pero ese ser inútil que primero es tratado con indiferencia , pronto empieza a ser una carga para la familia y hasta es maltratado por la empleada doméstica , esa existencia  ya no tiene ningún valor para nadie, tanto que cuando deja de vivir ,la vida de hogar recobra su bienestar y vitalidad perdidas. Desaparece en la noche de su insignificante destino . Esta revelación del lado pesimista de la vida  esta enmarcada por la angustia existencial del no ser.,tal como escribiera Kafka en su diario “todo es fantasía: la familia, la oficina, los amigos, la calle; fantasía , lejana o cercana, la mujer; pero la verdad más cierta es que te golpeas la cabeza contra el muro de una celda sin ventanas ni puertas”

( 11 )

Es evidente que el elemento  autobiográfico es de vital importancia en la profundidad psicológica que presenta la obra tanto por la relación que tenía Franz Kafka con su padre como por la descripción sintomatológica que hace de la enfermedad que terminó con su vida. Creo adecuado introducir esta mirada aunque , en la actualidad, se replantea la interpretación literaria no  como una mera referencialidad a la biografía o lo que el autor quiso decir ,sino como la elaboración personal de un texto paralelo a partir de la significación que pueda llegar a adquirir para cada lector desde su propia subjetividad .

En conclusión el ser deja de ser relevante cuando la función de existir o subsistir limita al individuo en su propio camino hacia la fatalidad , como engranaje de la maquinaria social cuya función productiva es alienadora de su propia esencia individual profunda.

Lejos está este triste personaje de ser el superhombre que proclamaba Nietzche aquella persona capaz de generar su propio sistema de valores identificando como bueno todo lo que procede de su genuina voluntad de poder. Este superhombre que se deja llevar por sus pasiones y sus sentimientos, pero a su vez, se domina a sí mismo; no busca sólo el placer, busca su ser , su escencia en la autenticidad de su propia vida.

Como el mismo Kafka dice: “ se podría representar mi existencia como una pértiga inútil, cubierta de nieve y escarcha , y oblicuamente clavada en el terreno, en un campo profundamente revuelto, al margen de una gran llanura, en una oscura noche invernal…” ( 12  )

Esta obra es el reflejo de nuestras angustias y de nuestras dudas, aquellas que aparecen cuando nos preguntamos el porqué de la existencia y de nuestro destino, esas dudas sin respuestas que nos hacen temblar ante lo absurdo de la vida.

 

NOTAS

1 – Nuevo diccionario ilustrado a color Espasa. Ed. Espasa Calpe SA. 2003

2 – Franz Kafka , su vida y su obra ,  Editorial Codex 1962/64

4 – LA METAMORFOSIS, de FranzKafka. Centro Editor de Cultura. 2008. Traducción  de Julio Izquierdo.  Ésta y todas las demás citas pertenecen a esta edición. /5, 6,7,8,9,10,11/

12 – Franz Kafka , su vida y su obra  pag. 368 Editorial Codex 1962/64

13 – Franz Kafka , su vida y su obra  pag. 368 Editorial Codex 1962/64

 

Silvia Fregenal González, IESVQ, 2009

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.