La piedad es una gillete, David González (2015)

La piedad es una gillette

en su rostro inequívoco

geométrico

ondular

enjaulado

gruñe su voz harapienta

sus sortilegios esquivos

apiadando el color de las muertes

con cataclismos benévolos

sin oropeles

ni velos nupciales

apenas

una arcilla errónea

lo compone

una intangible penitencia

multiplicada en olvidos

atrasa mil años

y de esmerada lateralidad

lo deglute.

Ojala la poesía

le rompa la boca.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.